Haptonomía

La Haptonomía
Un bebé es una de las experiencias más profundas y transformadoras en la vida de una pareja.
La haptononomía (que significa «tacto afectivo») es un método de preparación al parto que invita a la madre y al padre a crear, a través de la voz y del tacto, un vínculo con su bebé desde el vientre materno.
Este método ha sido desarrollado sobre todo en Francia por el holandés Frans Veldman, y su principio básico es simple: los órganos sensoriales y la conciencia emocional del feto se desarrollan muy temprano en el embarazo, así que el bebé muy pronto es capaz de percibir y reaccionar al tacto y a la voz.
Como parte de la preparación al parto, la haptonomía incluye al padre por completo y favorece así el desarrollo del sentimiento de paternidad que comparte con la madre.
Desde el primer trimestre del embarazo a través de diferentes juegos de interacción con el tacto, la voz y sus presencias, las prácticas haptonómicas estimulan el contacto y la comunicación de ambos con el bebé in utero.
La haptonomia se aplicará a cada etapa del proceso (embarazo, parto, primer año de vida del bebé).
Los padres a través del tacto reconocen afectivamente al bebé y se fortalece el vínculo que lo conducirá a un ambiente de ternura, seguridad y confianza para el día del parto y para todo su vida.

Preparación al Parto
El parto es, ante todo, un acontecimiento natural y afectivo. Es, al mismo tiempo, el nacimiento de un bebé y de una familia. Padre, madre y bebé forman un trío de ternura que se irá preparando afectiva, psicológica y físicamente para el gran día del nacimiento.
El bebé tiene que encontrar, con valor, su camino hacia la salida. Sus dos padres aprenden a guiarle y a facilitar su progresión en esa dirección. Pero, sobretodo, estarán atentos a darle la máxima seguridad durante su “trabajo de nacimiento”. El padre aprende también a apoyar a su mujer, para que ella pueda desarrollar todas sus capacidades de dar a luz a su bebé con confianza y una buena colaboración con el equipo que les cuide.
De 4 a 6 sesiones de preparación al parto se proponen a partir del 4º mes de embarazo.

Acompañamiento del bebé
Desde su nacimiento el bebé tiene curiosidad de todo. Sin embargo, debido a las limitaciones de su cuerpo experimenta frustraciones. Primero tiene que acostumbrarse a la gravedad, lo que le permitirá controlar los movimientos de coordinación necesarios para explorar su cuerpo, los objetos que le rodean, y el espacio. Por ello, después del nacimiento, proponemos a los padres acompañar al bebé a través de pequeños juegos psicomotores. Se realizan mediante un cierto modo de vestirle, de llevarlo y de mecerle. Se trata de ayudarle así, a desarrollar el control de sus movimientos, animando por esta vía, a la toma de conciencia de su sentimiento de competencia.
Dado que el objetivo es siempre desarrollar su sentimiento de seguridad, estos encuentros se desarrollan a través del respeto y la escucha del bebé, dejando fuera cualquier expectativa de hazaña.
En el transcurso de su primer año se pueden proponer de 6 a 12 sesiones, siempre atentos a su ritmo y al de los padres. Se realizan de manera individual o en pequeños grupos.